La bici

La bici
06 de diciembre de 2016 Alicia Ribas

¿Cuántas veces has pensado? Hoy la cojo¡

Hay formas de ir en bici sin tener que comprarla, subirla y bajarla en el ascensor y evitar el mantenimiento por 24 eur/ año.

Has visto a alguien disfrutando del paseo camino al trabajo recientemente,  con ese  aura de libertad que te despiertan las ganas de cambiarle tu lugar al volante por su manillar, sólo por sentir el aire en la cara.

Sin duda es el transporte más respetuoso y democrático del mundo.

Si quieres sacar tu espíritu guerrero coges asfalto o montaña y allá vas, solo o acompañado.  Vestido y equipado para la ocasión.  Exploradores, aventureros ,  competitivos, valientes

Después de un día de trabajo, entras en la sala de spinning. Sacas fuerza de dónde no creías que quedara y las entregas junto a otros locos con sed de convertir la mala leche del día en salud para el cuerpo y alma. Siempre al son de la música,  ¿qué haríamos sin esa música?

Pensaba que quedaba fuera del grupo de ciclistas porque ahora me va el rollo “contemplativo”. Osea, ciclista urbanita ocasional experimental.

¿Qué es eso?

Esta es la opción para los que queremos retomar la habilidad de ir en bici, por diversos motivos,  sin necesidad de compra, almacenamiento ni mantenimiento.

En Palma la opción es BiciPalma, (www.bicipalma.es)  tienes bici todos los días del año de las 06-24h de Lunes a Viernes,  y a partir de las 07 hasta las 24h, los Sábados y domingo

Existen diferentes tipos de abono y con tu tarjeta ciudadana lo gestionas todo a través de internet:

  • Tarifa por abono: Anual 24 EUR, semestral 15 EUR, trimestral 9 EUR, mensual 4 EUR
  • Tarifas por uso desde 0,50 EUR por fracción después de los 30 primeros minutos
  • Tarifa por uso ocasional desde 3días/9eur

Teléfono de información gratuito 900 705 900 y Aplicativo con todas las estaciones

La propuesta , para  Mallorquines, es que la cojas desde una estación céntrica, tal vez Jaime III, y vayas  hasta la parada frente al Club Naútico del Portixol. El paseo frente a la Catedral es precioso.

Al llegar al Portixol la dejas aparcada donde te indica la máquina.  Reconocerás a los primerizos en “bicipalma” porque ponemos cara de: A ver si entiendo esta máquina, y cuando indica el número donde debes dejar la bici,  corremos como si se acabara el mundo. Empujoncito con la cadera y cara de : “Esto lo he hecho mil veces”

Terminas protocolo con la satisfacción de haber hecho algo nuevo  y vas en busca de un café al solecito, con terraza, para celebrar el paseo y la temperatura. No sabes cómo volverás, ni si lo repetirás. No importa.

En mi caso, no soportaría que mi ahijado me adelantara en bici y me gustaría dejar de pensar que los bordillos son mis enemigos. Así que tengo mi tarjeta y buena compañía alienada para disfrutar de la ocasión.

Te dejo la propuesta.

Siempre debería haber una bici cerca para recordarnos lo bien que lo pasábamos de pequeños y que casi para la mayoría fue el mejor regalo, o quizás el que mejor recuerdas.

Mi primera bici fue verde, pequeña y rápida. Recorría cada superficie disponible a mi paso con velocidad. Caía con frecuencia y qué bien lo pasaba.

¿Cómo era la tuya?

ShareShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn