3 errores a evitar si vas a emprender

3 errores a evitar si vas a emprender
12 de agosto de 2017 Alicia Ribas

Asistí a la primera edición de las FuckUp Nights en Palma y al terminar el evento quise participar en calidad de ponente, para explicar y compartir con otros emprendedores los 3 fallos más grandes de mi actividad empresarial desde el mes 1 hasta el mes 8.

Aquí va el resumen:

Error número 1: Enamorarte de tu idea

Básicamente me salté toda la teoría de Lean Startup, Gestión de proyectos , Gestión de riesgos, y un largo etcétera, que por cierto, conozco bien, y me lancé a ejecutar mi idea directamente saltándome al cliente.

La idea en mi cabeza se entendía perfectamente pero cuando el cliente accedía a mis servicios, no tenía ni idea de lo que le estaba hablando, porque no estaba lo suficiente claro cuál era el valor añadido que obtenía.

Moraleja: Enamora a tu cliente.

 

Error número 2: Estimación temporal irreal  de los resultados.

Tras diseñar el proyecto y empezar la fase de ejecución pensaba que los resultados llegan en “tren bala”, o en el “mes uno” de implementación. AL menos en mi excel ocurría así.

Obvié que al ser un servicio nuevo el cliente necesita el doble de tiempo para entenderlo, contrastarlo, confiar y comprar. Es decir, el proceso de conversión tiene una duración mayor y por tanto los resultados  llegan más tarde de lo estimado.

Moraleja: Considera el barbecho entre siembre y recogida de tu negocio.

 

Error número 3. Cuando las cosas van mal, dejas de ser “capitana” y te pones de “marinera”

En fase de diseño, era feliz. Con mi equipo de freelancers y empresas contratadas para triunfar. Dirigiendo, acompañando, revisando, etc.  Si las cosas suceden como esperas, todo fantástico. En el momento en que los resultados no llegaron empecé a cuestionar la eficacia de mis colaboradores y asumí parte de sus funciones, para las cuales, por supuesto, no estaba, ni estoy, ni estaré preparada porque no es mi fortaleza.

¿Serán las velas? ¿Será la escota? ¿Será el ancla? Pues voy y lo hago yo. Y mientras tú dejas de llevar el barco para hacer cosas que  no te competen en barco, tu empresa, va aún peor.

En lugar de preguntarte:

Hello, ¿quién ha elegido el rumbo piratilla?

Hello, ¿quién lidera este barco?

Moraleja: Al timón, capitana, para lo bueno y para lo malo.

Bien, para acabar este post os diré que mis errores me ha servido para “aprender” y aplicar los cambios de las lecciones, pero,  además,  generan oportunidades, puesto que cuando los resultados no son los que esperamos, nos volvemos más creativos y ampliamos nuestra paleta de opciones.

Mis tres errores me permitieron cambiar de idea de negocio, aprender que hay ciertos pasos y criterios empresariales que no hay que saltarse. Aproveché para escribir un libro en tres idiomas. Inicié mi actividad en formación internacional, y definí mucho mejor a qué tipo de cliente quiero servir y porqué.

Equivócate y haz cambios,  pues es el mejor indicador de que estás avanzando.

Aquí dejo el vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=s_0wVPLynwc

Hasta pronto,

Alicia

ShareShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn